Efecto Hawthorne: ¿Mejoramos nuestro trabajo bajo vigilancia?

Fue analizado a raíz de una recopilación de datos de trabajadores de una fábrica. Se generan opiniones adversas sobre la veracidad de este fenómeno.




Por Matías Russo
@matiasfederusso

:: Argentina ::

¿Alguna vez nos sentimos intimidados por la mirada de alguna persona mientras realizábamos alguna tarea en general? ¿Cuánto y cómo nos influyó ser observados por un tercero? Por suerte, a través de la ciencia, pudimos saber que cada reacción tiene una consecuencia, y podemos adentrarnos en un mundo de actos que se producen habitualmente, pero que muchas veces pasan desapercibidos ante nuestros ojos. En este caso, denominamos “Efecto Hawthorne” a la forma de reactividad psicológica por la que los sujetos de un experimento muestran una modificación en algún aspecto de su conducta como consecuencia del hecho de saber que están siendo estudiados.

Este efecto, tan común pero poco conocido a la vez, tiene su punto de descubrimiento en la década de los años 20, en la fábrica de Hawthorne Works, Illinois, Estados Unidos. Allí se investigó la forma para que los empleados puedan lograr una mayor productividad en su trabajo. Fueron muchas las situaciones alternadas durante el experimento: cambió el tipo de iluminación de las fábricas, los horarios de trabajo y de descanso, y hasta las condiciones climáticas. También se analizó el rendimiento de un grupo de mujeres dentro de la sala de relés telefónicos.

En ambos casos, las consecuencias asombraron a los investigadores; la eficiencia del trabajo bajo observación había aumentado de manera tal que la productividad de la fábrica ascendió considerablemente. El merito de este estudio fue obra y arte del investigador Henry A. Landsberger quién, a partir de la recopilación de datos por parte de Elton Mayo, descubrió que el factor principal que aumentaba el rendimiento de los trabajadores consistía en un buen nivel de iluminación dentro de la industria. Este efecto se producía cuando una variable era manipulada y ocurría debido a que los obreros cambiaban automáticamente su comportamiento.

Otro detalle para nada menor, fue una circunstancia que inesperadamente bajó los niveles de productividad: el pago extra. Pero para tal premisa, los trabajadores tuvieron una inusual respuesta que, al analizarla, podemos concordar con ellos ya que tiene mucha lógica: pensando que una combinación de mayor productividad junto a una paga extra significaba una gran cantidad de despidos a corto plazo decidieron, entre todos, descender el rendimiento dentro de la fábrica.

Hoy en día existen muchas controversias respecto al efecto Hawthorne. Algunos sostienen que la iluminación no influye en absoluto y es un mito. Otros, aseguran que al verse sometidos en un experimento, los obreros se sentían obligados a realizar una mejor labor y su trabajo era mas valorado. Un tercer grupo señala que el rendimiento mejoraba por la buena predisposición de comunicación y simpatía que tenían los jefes hacia los trabajadores. Lo cierto es que, a raíz de esta investigación, quedó demostrado que el trabajo bajo vigilancia genera una alteración en el comportamiento del individuo del que no se tiene un consecuencia científica comprobada. Se halla la hipótesis y existe la ley pero, ¿Se podrá verificar la teoría?