Trucos para volver a la rutina después de las fiestas

El mes de diciembre es uno de los más estresantes del año. A la llegada de la Navidad, se suman las vacaciones de los más pequeños de la casa, comprar la comida para las cenas de Nochebuena y Año Nuevo o pensar en los regalos de Navidad para nuestros seres queridos.

Para facilitarte la vuelta a la normalidad, te proponemos unos trucos para volver a la rutina después de las fiestas.

Durante este periodo, es muy frecuente tomar una mayor de cantidad de bebidas alcohólicas, refrescos altamente azucarados o bebidas carbonatadas. Para ayudar a tu cuerpo a eliminar líquidos y toxinas, es necesario que te hidrates de una manera saludable. Los especialistas recomiendan un mínimo de 2 litros de agua diarios. El agua no engorda, ayuda a la depuración del organismo y reduce el apetito por lo que será la aliada perfecta en tu objetivo de perder peso. Una buena opción detox es una infusión de agua y té verde, un alimento depurativo, perfecto para combatir los excesos navideños.

Además de esto, también es habitual consumir platos muy calóricos y poco nutritivos durante las comidas de Navidad como pueden ser los típicos dulces navideños como el turrón o los polvorones, croquetas, fritos, canapés, etc. Para limpiar nuestro organismo debemos consumir alimentos depurativos y altos en fibra. Las frutas como el pomelo y las verduras de hoja verde serán tus mejores aliadas ya que son muy saludables y aportan gran cantidad de vitaminas y minerales que ayudan a eliminar toxinas del cuerpo. Se pueden tomar de multitud de maneras: cocidas, en caldos, en zumo o crudas. A la hora de elaborar las comidas, es importante evitar en la medida de lo posible los productos refinados y procesados, así como los azúcares libres y el exceso de sal.

La época navideña es sinónimo de excesos, lo que provoca que en el mes de enero el número de matrículas de los gimnasios se dispare. Existen un gran número de actividades que te ayudarán a perder esos kilos de más como zumba, body balance o spinning, entre muchas otras. Si no dispones del tiempo necesario para ir al gimnasio, es suficiente con realizar un pequeño cambio en tu día a día que te permitirá ejercitar tu cuerpo. Evitar el ascensor y usar las escaleras o dejar el coche aparcado e ir andando a tu destino son pequeños granitos de arena que harán tu vida más saludable.

Por otra parte, es muy probable que no hayas podido tener tiempo para ti mismo y que no hayas podido realizar las actividades que más te gustan como leer un libro, jugar en los casinos en línea o simplemente tumbarte en el sofá sin hacer nada. Después de tantos días seguidos rodeados de gente, estar solo es una elección muy buena para encontrarse con uno mismo y disfrutar del placer de la soledad.

Tan importante es comer correctamente como descansar bien. Para que nuestro cuerpo y nuestra mente vuelvan a acostumbrarse a la rutina del día a día, los expertos recomiendan dormir un mínimo de 8 horas diarias.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción