¿Quieres saber por qué los hombres y las mujeres pensamos tan diferente?

"La caja de la nada", el divertido punto de vista de Mark Gungor acerca de las diferencias entre hombres y mujeres.

Les presentamos estos buenos consejos para la próxima vez que se enojen con su cónyuge!

Según el experto en el matrimonio y comediante Mark Gungor, los hombres y las mujeres tienen maneras totalmente diferentes de pensar... y todo se reduce a la manera en que clasificamos las cosas en nuestro cerebro !

Los cerebros de los hombres y mujeres son diferentes

Y he aquí la explicación: los cerebros de los hombres se componen de pequeñas cajas y el hombre tiene una caja para todo. Una caja para el coche, una caja para el dinero, una caja para el trabajo, una caja para los niños, una caja para usted, una caja para la suegra... en algún lugar del sótano.

Y la regla es que las cajas no se toquen

Cuando un hombre trata un tema en particular, acude a la caja correspondiente, la desliza hacia fuera, la abre y se ocupará sólo del contenido de esa caja particular. Cuando termine con el tema de esa caja en particular, la vuelve a poner su lugar, evitando tocar o molestar a cualquier de las otras cajas.

Ok, ahora el cerebro de una mujer se compone de una gran bola de alambre y todo está conectado con todo... Es como la super autopista de internet, y todo está impulsado por la energía que llamamos emoción. Es una de las razones por las que las mujeres tienden a recordar todo, porque si usted une un evento a una emoción, este será recordado para siempre. Lo mismo ocurre con los hombres, pero no sucede muy a menudo, porque francamente... no nos importa. Pero las mujeres tienden a recordar todo! Zzzzzzz-zzzzz-zzzz.

Los hombres tienen una caja en su cerebro de la que las mujeres no son conscientes. Esta caja en particular, no tiene nada en ella. Es cierto. De hecho, la llamamos "La caja de la NADA". Y de todas las cajas que un hombre tiene en su cerebro, la caja de la nada es su caja favorita. Si un hombre tiene la oportunidad, va a recurrir a su "caja de la nada" cada vez que pueda hacerlo. Es por eso que un hombre puede hacer algo en un aparente estado de "muerte cerebral" durante horas y horas. Ya sabes, como pescar por ejemplo.

La Universidad de Pennsylvania realizó un estudio que comprobó que los hombres pueden hacer "absolutamente nada" y todavía respirar. Las mujeres no pueden hacerlo. Sus mentes nunca paran! Es po eso que ellas no entienden el concepto de "la caja de la nada"... y se vuelven locas, porque nada hace que una mujer se vuelva loca como ver a un hombre... haciendo... nada!

Las mujeres se maravillan cuando les hablo de "la caja de la nada"; de esa manera todo empieza a tener sentido para ellas. Algunas incluso preguntan: “¿No puedo ir a esta caja de la nada con él?”. ¡No, porque entonces habría algo en ella!. Además, entrarían y dirian: “Mmm…Este lugar necesitaría algunas fotos, una mesita acá, una flores allá…”. No; nada, fuera. No queremos nada.

Esto se relaciona también con la forma en que hombres y mujeres manejan el estrés.

Cuando un hombre está estresado, lo único que quiere es correr a su caja de la nada, porque de esta forma nos relajamos. ¡Lo último que queremos hacer cuando estamos estresados, es hablar!. Sólo queremos relajarnos. Esto enloquece a las mujeres, que ven al hombre en este estado vegetativo y dicen: “¿En qué estas pensando?”. “¡En nada!”, contesta el hombre, y la mujer responde: “¡En algo tenés que estar pensando!”. “¡En nada de nada!”, le vuelve a decir él, porque así es como manejamos el estrés.

Ahora, cuando una mujer está estresada, tiene que hablar de eso. Si no habla, ¡su cerebro literalmente explota! Conozco hombres que huyen de sus mujeres cuando se ponen así, porque no saben que decirle. Yo les digo: ”No necesitás decirle nada, ella no quiere que le digas nada”. Los hombres se sienten obligados a solucionarle los problemas, porque eso es lo que un hombre hace: un hombre sólo le cuenta sus problemas a otro hombre para que éste lo ayude a solucionarlo. ¡Pero ella no es un hombre! ¡Si tratás de solucionarle el problema, te va a matar! Ella no quiere tu consejo, no quiere ayuda…¡Quiere que te calles y la escuches! Algunos hombres me dicen: “Si sólo me dijera cómo se siente…”. Y yo les contesto: ¡Es que no lo sabe todavía! Tiene que conectar este cable con este otro, y así sucesivamente. La mujer quiere que el hombre le diga por qué está estresado, y el hombre sólo quiere relajarse. ¡Dejalo solo! ¡No se va a morir, no es una mujer! Si está estresado, dejalo ir a su caja de la nada.

Dicen que si un hombre necesita decir 10.000 palabras por día, una mujer necesita decir 20.000. Mi mujer dice que eso es porque tienen que repetir todo lo que dicen.

Vale la pena mirar los videos, son muy divertidos !

Parte 1

Parte 2

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram