Los escenarios internacionales que garantizan la rentabilidad pyme

Las economías más competitivas del mundo tienen algo en común: sus pymes son los actores estratégicos para el crecimiento de su rentabilidad a largo plazo.


Por Omar Romano
:: Europa ::

Especialmente, en la Unión Europea y en los Estados Unidos las pequeñas y medianas empresas se han posicionado en la última década como las principales fuerzas del desarrollo económico, incrementando en un 50% los índices de exportación y generando el 70% del empleo. Si bien, hace tan sólo 10 años el comercio internacional se encontraba típicamente asociado a las grandes corporaciones multinacionales que lideraban la inversión y dominaban con sus volúmenes exportados el mapa financiero mundial, hoy en día son las pymes las que en su conjunto impactan en el incremento de la rentabilidad de un país o región.

En la Unión Europea el 99,8% de sus empresa son pymes

Ellas brindan 2 de cada 3 empleos del sector privado y además, generan el 58.4% del total del valor agregado del continente. Los países que lideran la economía pyme en la Unión Europea son Italia, Francia, Bélgica, Irlanda y Finlandia, en dónde el promedio de facturación de sus pequeñas y medianas empresas supera los 500 mil euros anuales. Los datos aportados por una investigación del CEPAL en torno a la actualidad pyme en Europa, revelaron que las pymes europeas inclusive son más activas internacionalmente que sus pares estadounidenses ya que en los últimos años han optimizado su rendimiento a partir de diversas estrategias planteadas desde la Comisión Europea a través de su Dirección General de Empresa e Industria en pos de crear y garantizar las condiciones para exportar productos y servicios para nichos especializados del mercado mundial.

Estados Unidos ha exhibido un impactante índice de crecimiento en su economía pyme

En la actualidad, las empresas con menos de 500 empleados generaron el 30% del volumen total de exportaciones. Es decir, US$500.000 millones en ventas anuales corresponden a la facturación en el plano internacional de las pequeñas y mediadas empresas. Fortaleciendo aún más el rol de este sector en la economía estadounidense, la Asociación Nacional de Pequeñas Empresas (NSBA por sus siglas en inglés) informó que el 38% de 400 pequeñas empresas había vendido bienes o servicios a clientes fuera de EE.UU creciendo en el orden del 35% con respecto al año anterior. Uno de los datos más reveladores surgidos del informe de la NSBA, indica que uno de los mayores temores de los exportadores pymes estadounidenses en el marco su proyección internacional es “que sus clientes extranjeros no paguen sus facturas” y así no cumplan con los plazos acordados previamente.

Contexto Argentina

Este cuadro de situación es un contexto visible y tangible en países como Argentina en dónde el sector pyme ante las medidas oficiales vinculadas al atraso cambiario, las trabas a las importaciones y la liquidación de divisas anticipadas, incidieron de manera negativa en los índices de exportación y competitividad de las pequeñas y medianas empresas nacionales en el mundo. En este sentido, el temor y la desconfianza de los principales mercados del mundo hacia la imposibilidad de cumplir con los plazos acordados entre las partes, impactó negativamente en la rentabilidad, no sólo de las pymes en particular, sino en la estabilidad de la economía argentina, ya que muchas empresas debieron cerrar sus operaciones. Sólo en el 2013, 700 pequeñas y medianas empresas cerraron sus puertas, siendo el registro más alto desde el año 2002.

Latinoamérica y el desafío de superar el contexto

Según cifras aportadas por la Fundación para el Desarrollo Sostenible (Fundes) en la región existen 716 mil pequeñas empresas y 145 mil medianas que generan el 88% del total de empleos .Pero, si bien es el sector que realiza las mayores inversiones para la generación de trabajo y rentabilidad en la región, son las condiciones macro económicas las que limitan el crecimiento y el desarrollo exponencial de la economía pyme en América Latina. A pesar que el 99% del sector privado latinoamericano se encuentra conformado por pymes, hoy el 70% del producto interno bruto (PIB) regional proviene de grandes empresas. Pero entonces ¿por qué las pequeñas y medianas empresas pierden en competitividad y rentabilidad cuando son los principales actores en la generación de trabajo y estabilidad económica en la región? “El elevado aporte al empleo combinado con el bajo aporte a la producción que caracteriza a las pymes en América Latina es reflejo de una estructura productiva heterogénea, la especialización en productos de bajo valor agregado y su reducida participación en las exportaciones, siendo inferior al 5% en la mayoría de los países”, explica CEPAL en el marco de su último informe anual sobre las perspectivas económicas en Latinoamérica.

Responsabilidad Latinoamericana

En este sentido, la investigación responsabiliza a los gobiernos latinoamericanos en su misión de incrementar la rentabilidad pyme a partir de la ejecución de medidas consistentes con las políticas macroeconómicas de corto plazo y así fortalecer las estructuras productivas mediante la superación de los problemas de heterogeneidad estructural partir de la diversificación y una mayor incorporación de conocimiento. “Las pymes latinoamericanas pueden transformarse en agentes importantes del cambio estructural y del aumento de la productividad. Un esfuerzo de esta naturaleza requiere de un cambio de enfoque en las políticas públicas hacia las pymes“, especificó CEPAL.

Maximizar la rentabilidad

Con respecto a las medidas que podrían dinamizar y maximizar la rentabilidad y el grado de internacionalización de las pymes latinoamericanas, CEPAL califica como urgente el establecimiento de políticas públicas que posibiliten el acceso al financiamiento, competencias y formación, sistemas de innovación y difusión tecnológica, y políticas de articulación productivas que finalmente permitan a las pymes a superar sus barreras. Los países y regiones con mayores índices de rentabilidad en su sector pyme justamente son aquellas cuyas políticas oficiales legitiman y garantizan un marco legislativo y administrativo favorable a las pequeñas y medianas empresas, articulando las condiciones macro y micro económicas en pos de un único objetivo: crear una economía inclusiva, inteligente, sostenible e integradora.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram