Cuidando a nuestros padres cuando envejecen (*)

Por Lic. Adriana Serebenik

¨La preocupación por los demás no es una extensión horizontal sino una ascensión , una elevación. El hombre alcanza una nueva dimensión vertical- la sagrada- cuando se eleva por encima de sus propios intereses” .

Abraham J. Heschel




¨Mamá está demasiado enferma para cuidar de papá. Se niega a internarlo en un hogar. No quiere venir a vivir con nosotros y encima rechaza la ayuda domestica ¨ comenta Sara angustiada a una amiga.

¨Papá depende de mi desde que murió mamá hace 25 años. Su estado de salud está empeorando y se está volviendo cada vez más exigente .Es imposible contentarlo a pesar que lo visito cada día y hago un montón de cosas por él . De hecho toda la familia trata de ayudarlo. Mi esposa le lleva diariamente su comida favorita y lo invitamos a casa pero no quiere venir. Y lo peor es que le dice a quien quiera escucharlo que su familia lo ha abandonado- describe desesperado y dolorido Jaime la situación que vive con su padre.

Sara , Jaime y muchos otros hombres y mujeres enfrentan la sensación agridulce de tristeza , frustración, desvalimiento que significa cuidar de los padres cuando envejecen y no pueden valerse por si mismos Hace falta coraje , flexibilidad ante los cambios y disposición para aprender cosas nuevas sobre uno mismo y su familia para poder tomar decisiones difíciles , cuando los progenitores necesitan ayuda. Puede dar miedo y resultar costoso pero también convertirse en una experiencia de crecimiento personal y familiar. Las crisis también son oportunidades de sacar afuera lo mejor de nosotros


SABER QUE SE PUEDE

Cuando nuestros padres están débiles, enfermos o incapacitados , nuestra vida cambia. Independientemente , si los amas y has tenido una buena relación con ellos, te desagradan y siempre has mantenido intensas y enojosas peleas o hasta ahora que no te han necesitado, eras indiferente a su suerte , cuando ellos decaen físicamente tendrás que hacer frente a nuevas obligaciones. Sean cuales fueran nuestros sentimientos y circunstancias , enfrentamos un problema trascendente: como hacer ¨lo correcto¨ frente al debilitamiento de nuestros progenitores y compaginar las obligaciones familiares y laborales diarias.

Al no tener los hijos adultos, preparación ni pautas concretas sobre lo que deben hacer , muchos sienten enojo, vergüenza , culpa , excesiva responsabilidad por este cuidado minucioso y detallista que les impide seguir con sus propias vidas .Cuidar de ancianos o de personas con enfermedades crónicas causa estrés y puede tener una influencia negativa en la salud física y mental de las personas que los atienden. Por eso es tan importante prevenir, informarse, conversar con otros que están atravesando este penoso momento , aprendiendo a delegar y compartir.


SEMILLAS QUE SIEMPRE GERMINAN

Estar preparado para los problemas , tener estrategias y saber que contamos con recursos ,hace que el cuidado sea mas eficaz y también evita que la desesperanza e impotencia que nos afecta frente al resquebramiento de quienes nos han dado la vida se apodere de nuestra existencia .Experimentar la desesperanza , desolación y soportar la presión durante mucho tiempo sin planificación lleva a los hijos adultos a deprimirse , a vivenciar graves problemas matrimoniales y a descuidar a sus niños . Y la verdad es que de todo laberinto hay salida , la cuestión es tener la perseverancia y tenacidad para hallarla. ..

Hay lineamientos para hacer frente a los cambios familiares y personales que aparecen este largo proceso de cuidar a nuestros mayores. El primer paso es identificar el problema y establecer un orden de prioridades. Porque aparecen tantas dificultades juntas y enredadas que anudan y no sabemos como salir del embrollo. Aquí lo que se necesita es discernimiento y atención minuciosa. Lo segundo es superar la negación, enfrentar lo que sucede y hacerse cargo. Otra estrategia es el manejo inteligente de las emociones, establecer asociaciones de colaboración , equilibrar recursos con necesidades y mantener el control en las crisis.

Hay diferentes maneras de tener éxito en este acompañamiento aunque siempre el éxito es relativo. Puede que lo hagas no satisfaga tus propias expectativas, las de tus padres o la de otras personas de tu entorno. Si has hecho lo mejor que puedes hacer , en tus circunstancias , también es valioso que aprendas a aceptar las limitaciones y sentirte satisfecho y tranquilo que hiciste todo lo que has podido. Cada persona como dicen nuestros sabios es un mundo y cada familia un universo completo. ¿quién puede juzgar sino el Todopoderoso?...


HERRAMIENTAS DE TRANSFORMACIÓN

Cuidar no es lo mismo que amar. Generalmente pensamos si amamos a una persona será fácil cuidarla , pero no es así. Cuidar de los padres, requiere habilidades especificas: observar, escuchar, acompañar, aprender a callar, medir las palabras, hacer lo conveniente que no siempre coincide con lo que deseamos, conciliar con el resto de la familia intereses y valores, trabajar en equipo...

No todos nacemos con estas capacidades, ni se derivan directamente del amor. Debemos adquirirlas, pulirlas, hacer que emergan dentro de nosotros o tomar conciencia que inevitablemente tenemos limitaciones . El cuidado toma diferentes formas y las necesidades son distintas dependiendo del tipo de familia .Tomar conciencia, prestar atención, reconocer lo engorroso de la situación son senderos que encaminan a una mejor contención.


EL ARTE DEL RECUERDO

¨Sé que estoy luchando contra el tiempo. Quiero volver a trabajar ,pero a papá le queda poco tiempo. Sólo podré continuar con mi vida si puedo despedirme de él ¨como es debido¨. Necesita que lo cuide , de la misma forma que él ha cuidado de nosotros. Papá a empezado a hablar de su vida en Rusia, de cómo él y sus hermanos y hermanas sobrevivieron a los disturbios, resistiendo hasta que ya no pudieron aguantar más. En estas preciosa horas veo a nuestro padre como una persona distinta. Cuado éramos jóvenes ,papá trabajaba muchas horas y luego crecimos y nos casamos y formamos nuestra propia familia. Estos últimos meses han sido un regalo para mi, hemos aprendido mucho el uno del otro¨, así relata Deby en el libro de Cohen y Eisdorfer (*) la propia experiencia de cuidar a su papá al envejecer .

Sabemos que la vida familiar nunca es sencilla y que las decisiones que tomamos no siempre satisfacen a todos . L a familia integra esta afectada por la situación y cada uno deberá enfrentar la enfermedad, empeoramiento o muerte de sus padres a su manera. Es duro afrontar los cambios que surgen a medida que crecemos y no es fácil alterar nuestras vidas para adaptarnos a las necesidades de los otros , sobre todo cuando su dependencia e inhabilidad duran años , o cuando las relaciones familiares han estado bloqueadas o indiferentes por algún tiempo. Sin embargo, si somos capaces de manejar el dolor y los dilemas que presenta el alargamiento de la vida podremos alcanzar el premio extraordinario de ser ¨humanos ¨ y de despedirnos con amor de los que han hecho posible que hoy estemos aquí en este mundo físico. Como dijo el Rebe ¨Transformemos el dolor en acción y las lágrimas en crecimiento¨.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: http://www.delacole.com/cgi-perl/medios/vernota.cgi?medio=comunidades&numero=376&nota=376-8