San Junipero: Vida eterna en la Realidad Virtual

Un punto de inflexión en esta serie de culto, cuya temática gira en torno a cómo la tecnología afecta nuestras vidas.


Kelly y Yorkie, en 1987


Por Martín Leonetti
:: Argentina ::

Atención: Contenido Spoiler

El cuarto capítulo de la tercera temporada de Black Mirror, la serie creada por Charlie Broker y emitida por Netflix, patea el tablero con un inesperado dilema "filosófico" acerca del más allá y un final esperanzador en la nube.

Sin duda, San Junipero es un capítulo bisagra en esta temporada -quizá en toda la serie- de Black Mirror, la serie británica que nos tiene acostumbrados a finales densos, pesimistas y semiapocalípticos, en donde la tecnología tiene un rol fundamental en el comportamiento humano en un futuro cercano. La imparable evolución tecnológica, con sus consecuencias a veces nefastas, esta vez da lugar a una visión esperanzadora sobre la vida después de la muerte.

Thelma y Louise en la Matrix: Un capítulo "recargado"

San Junipero no se guarda nada. Aborda varios dilemas filosóficos y morales. Desde el amor homosexual a la eutanasia y la promesa de una vida eterna en un paraíso artificial tecnológico similar a una "Matrix celestial". Esta vez la "nube" no está en el cielo sino en los servers de TCKR Systems.

El hecho que se ambiente principalmente en los 80. le da un toque especial a la historia de Kelly (Gugu Mbatha-Raw) y Yorkie (Mackenzie Davis), que se encuentran por primera vez en el año 1987, con impecable banda de sonido de The Smiths, INXS, Robert Palmer, Living in a Box, Robbie Nevil entre otros hitazos ochentosos, que le dan ese clima de "rescate emotivo". La trama va develando poco a poco el funcionamiento de San Junipero, pero siempre manteniendo la atención en la historia de las protagonistas.

El tema musical principal de la historia -perfectamente elegido- es Heaven is a place on Earth, de Belinda Carlisle


Escena Final de "San Junipero"

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram