¿Por qué sigo pensando en mi ex?

Todos tenemos historias de amor y desamor que quedaron sin resolver. ¿Qué lugar ocupan en tu vida l@s ex?



Luego de muchas consultas referidas a la soledad y a la problemática de no encontrar pareja, descubrí el poder que tenían las relaciones pasadas y cómo podían desencadenar conflictos entre padres e hijos, así como la repetición del mismo drama amoroso, como por ejemplo: “todos me fueron infiel” o ”siempre me pasa lo mismo”.

Todos tenemos historias de amor y desamor para contar o relaciones que quedaron sin resolver. Entonces seguimos inconscientemente -y a veces conscientemente- esperando “algo”... como si dejara una puerta abierta y entonces, si yo espero a alguien en particular, inconscientemente voy a rechazar a los demás.... ¡no estoy disponible emocionalmente!

A veces sentimos que la persona fue demasiado importante y entonces expresamos o sentimos que fue “el gran amor de mi vida”. Cuando pasa esto no dejo lugar a que venga otro amor, porque inconscientemente voy a atraer amores que no me van a llenar emocionalmente, para que justamente esa persona siga ocupando ese lugar de “gran amor”.

A veces hasta los amores platónicos producen conflictos y nos pueden llevar a programaciones inconscientes de sentir que no encontramos una pareja perfecta. Estamos ilusionados con una proyección amorosa que no encaja con la realidad y entonces vivimos frustrados, porque nadie cumple con todas las expectativas que tenemos.

En otras oportunidades, pude descubrir que algunos de los conflictos ni siquiera son nuestros, ya que en ocasiones nos vemos involucrados en relaciones frustradas, imposibles o cortadas de alguno de nuestros padres, abuelos o algún miembro importante del clan. Esto ocurre porque cuando ocultamos un gran amor o una historia importante, el secreto o la historia trata de expresarse para liberarse. Y GeneralMENTE, la misma historia va a ser representada por alguno de los hijos, a veces el hijo representa a esa persona... o busca en sus parejas a este amor que falta.

Recuerdo uno de mis casos, donde una mujer me consultaba por la relación de su hijo y su marido. Se peleaban mucho y su marido era muy celoso de su hijo, algo que ella no entendía... ¿qué tenía de malo que su hijo la quiera? El problema es que este “cariño” le molestaba a su marido y eso le llevaba a discusiones como: “lo vivís sobreprotegiendo, déjalo crecer, parece un nene atrás de tu falda, etc.”. Era verdad que su hijo era mimoso de su mamá y súper cariñoso, algo normal para ella... pero que obviamente estaba generando un conflicto. Por supuesto ella creía que el marido era el que estaba mal y el que debía entender y comportarse en vez de ponerse celoso del hijo.

Al escuchar esta historia, supe enseguida que el hijo estaba ocupando el lugar de otro hombre, la reacción de su marido me lo confirmaba... Entonces le pregunté: "-antes de tu marido, ¿hubo algún hombre importante?". "Mmmm si, tuve un novio con el cual estuve por casarme, pero yo no estaba enamorada. El sí, se puso muy mal cuando lo dejé. Después conocí a mi marido, me enamoré y me casé. A los meses, él se casó con otra chica. Yo sabía que él me seguía queriendo, pero a los meses se enfermó de cancer y murió... Cuando me enteré sentí que quizás se enfermó porque nunca supero nuestra ruptura".
Entonces le pregunto: "¿cómo era este hombre? Y me dice... morocho, alto, flaco, ojos marrones y tenía una linda sonrisa". "Y... ¿cómo es tu hijo? Alto, morocho, ojos marrones y tiene una linda sonrisa". "Qué casualidad, le digo, ¿no? (se ríe) Y de pronto abre los ojos bien grandes y me dice.... mi hijo está obsesionado con comprarse un Falcon amarillo. Y ahora caigo que mi ex tenía un Falcon amarillo!".

Al darnos cuenta de la implicancia, hicimos el duelo de esta separación y en menos de un mes su marido y su hijo comenzaron a llevarse bien.

Los ex ocupan un lugar muy importante, ¡se los haya amado o no! Todos ocupan un lugar en el tiempo. Es importante reconocer a las parejas anteriores nuestras y de nuestra nueva relación. Todos los amores son importantes y todos merecen un lugar en nuestro corazón y en la historia...

Otro caso que recuerdo es el de una mujer que no podía cortar su vínculo con su amor de la infancia. Este volvía siempre y la consultante se sentía atrapada por este amor. Ella lo quería pero no era el modelo de hombre que deseaba para una relación seria, sentía que no podía olvidarlo y esto la atormentaba mucho. Obviamente supuse que esta historia no le pertenecía y fue ahí donde le pregunté si alguien de su familia tuvo alguna historia de amor que se haya cortado. "¡Sí!, me dice... mi abuela materna, que aún vive. Ella viajó en barco hacia la Argentina, iba a casarse con mi abuelo cuando llegara, pero en el barco conoció a otro hombre del cual se enamoró perdidamente. Es más, después de que falleció mi abuelo, nos pidió que la ayudemos a encontrarlo".

"Bueno... comparemos las historias, ¿qué edad tenías vos cuando lo conociste?"

Me dice: "tenía 16 años y estaba en una fiesta en el colegio, recuerdo que las mujeres participábamos de un concurso para ser reinas y yo gané, ese día lo conocí. ¿Y tu abuela cómo lo conoció? Ella estaba en el barco dirigiéndose a la Argentina. La última noche deciden hacer una fiesta para despedirse, era la fiesta donde se elegía la reina del barco. Mi abuela ganó y bailó con el capitán y fue ahí donde se enamoraron. Mi abuela quería quedarse con ese hombre, pero ya era tarde y tenía que casarse con mi abuelo, desde entonces mi abuela lo recuerda como el gran amor de su vida!".

La misma historia, la consultante estaba inconscientemente atrapada en la historia de la abuela. Esa era la razón por la cual no podía cortar ese primer amor. Luego de reconocer a este hombre tan importante para la abuela y soltar la implicancia, me llamó al tiempo, para decirme que su amor de la infancia había desaparecido. Nunca más la buscó y ella ya no se sentía tan atraída hacia él.

Cada pareja nos deja algo y es importante agradecer lo que nos dejó y lo que aprendimos gracias a esa relación.

Cuando nos cuesta entablar una relación nueva es porque GeneralMENTE el lugar está ocupado, no dejamos ir una historia y por ende ¡no podemos encontrar alguien nuevo!

Cuando me quedo con expectativas, con culpa, con rencor, con la ilusión de lo que podría haber sido... estoy dejando la puerta abierta y entonces repetimos la misma historia con la próxima relación. ¡O el bloqueo emocional pasa a la siguiente generación para liberarse!

También es importante reconocer los abortos que se produjeron con cada una de las parejas. Recuerdo un caso donde la consultante había tenido un aborto con su primer novio. Luego del suceso, ella no quiso saber más nada de él. El tiempo pasó y luego se caso con otro hombre y tuvieron dos hijos. El primero llevaba toda la información de ese bebé que no nació, así como la historia de su madre.

Casualmente cuando le pedí que me describa a su hijo, las características eran las midmas que las de su primer pareja. No solo eso, si no que su hijo tocaba la guitarra al igual que su primer novio, ¿coincidencia?.

Las historias se repiten para que podamos liberar esas emociones ocultas que quedaron congeladas en nuestro interior.

Todos los amores son diferentes. Comprender que no nos enamoramos si no que resonamos con la información y atraemos una pareja perfecta para sanar nuestras heridas de la infancia o las heridas de algún miembro familiar que nos pide a nivel inconsciente, ¡hacer lo que él o ella no pudo!

Ejercicio para dejar ir a las ex parejas

  • Haz una carta a esa persona y expresa todo lo que sientas.
  • Lo bueno y lo malo, especialmente lo que te falto. Esas expectativas que hacen que no logres avanzar. Luego vas a leer la carta pero vas a poner Mamá y luego Papá... y vas a leerla en voz alta. Ejemplo: "Hola Juan, te amé mucho, pero vos vivías desvalorizándome, nunca era suficiente para vos, me criticabas y me decías cosas horribles".
  • Al darlo vuelta quedaría así...
  • "Mamá, te ame mucho pero vos vivías desvalorizándome, nunca era suficiente para vos, me criticabas y me decías cosas horribles".
  • GeneralMENTE al escucharnos, comprendemos que el asunto es el mismo. Muchas veces proyectamos las heridas de la infancia en nuestras relaciones, es decir... Me busco una pareja igual a mi madre o a mi padre ¡para sanar la relación con ellos!
  • Al darte cuenta, imagina a tu ex y dile “gracias por permitirme ver lo que había detrás, ahora veo que te confundí con mi... (madre, padre)".
  • "Ahora entiendo por qué no pude liberarme de tí. ¡Uno no puede divorciarse de los padres!"
  • "Ahora me ocupo de esto, para no seguir reparando mis carencias afectivas a través de mis relaciones de pareja. Ahora puedo dejarte ir, te libero y me libero".

Recordemos que nuestra pareja es nuestra “media naranja”, nuestra mitad, y por ende somos la misma unidad. Nos criticamos, nos amamos, nos desvalorizamos ¡a través del otro!

Cuando aprendemos a amarnos a nosotros mismos, atraeremos a alguien que nos ame de la misma manera.

Recordemos que los polos opuestos se atraen, es por esa razón que las mujeres sumisas atraen hombres autoritarios. Ambos llevan el mismo conflicto de desvalorización, sin embargo uno lo vive desde la sumisión “me desvalorizo”, y la otra persona lo repara “me defiendo”, porque siento que me desvalorizan.

Para tener relaciones amorosas sanas debemos empezar por casa... ¿cómo te tratas a vos mismo todos los días?

Trátate como te gustaría que te trataran y disfruta de la soledad de tu compañía, si no soportas estar sola contigo misma... es obvio que te encontrarás con personas que tampoco quieran pasar tiempo a solas contigo.

Para contactarse con Natalia Barrera:

En Facebook
Mail: escuelanefer@gmail.com
O por teléfono: +54 0291 15 419 7428

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Natalia Barrera