Ordena tu casa para ordenar tu vida

La japonesa Marie Kondo sugiere que “la verdadera vida comienza luego de poner la casa en orden”.




Por Barbi Alloatti

@barbialloatti

 

«El orden en tu habitación es reflejo del orden de tu vida», ¿será cierto?, por lo menos así lo afirma Marie Kondo.

¿Alguna vez sentiste que cuando acomodas todo en tu casa, trabajo o simplemente en tu habitación, te acomodas en toda tu vida?

La escritora se ha convertido en un fenómeno de la organización gracias a su best seller La magia del orden. Este libro, que se convirtió en guía maestra para cientos de personas, brinda una serie de herramientas para, de una vez por todas, terminar con ese caos de las habitaciones y así, encaminarnos a nosotros mismos.

Kondo, consultora de organización, ha escrito cuatro libros sobre el arte de ordenar, y hasta ahora lleva vendidos cuatro millones de copias en 33 países.

La autora ya tenía fascinación desde pequeña por los interiores, cuando leía revistas sobre el hogar y acomodaba ella misma su propia casa. Además de sus escritos, la gurú del orden ayuda personalmente a clientes para deshacerse de objetos innecesarios y organizar sus espacios.

Además de poder decirle adiós a todos aquellos objetos guardados “por si acaso”, y de lucir el hogar aún más limpio y ordenado, Marie aborda el tema de la organización de los espacios como un trabajo altamente terapéutico.

Las afirmaciones de la consultora van más allá de simplemente enseñar a guardar bien la ropa en los cajones: “Cuando experimentes lo que es tener una casa realmente ordenada, sentirás cómo se ilumina todo tu mundo”, asegura. Y continúa: “Ordenas tu casa, pero también ordenas tus asuntos y tu pasado. Puedes ver con claridad lo que necesitas y lo que no”.

Con estas declaraciones, la escritora concluye que las habilidades aprendidas en la tarea de ordenar pueden ser usadas para reacomodar todos los demás aspectos de la vida: ¿Qué no necesitamos más? ¿Qué podemos desechar y cómo? ¿Qué es lo que realmente tiene valor?

En La magia del orden, la innovadora establece tips para poder organizar el hogar y, por ende, la vida:

1. Primero, desechar

En la habilidad para ordenar, todo se reduce a dos tareas: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas. “Son solo dos tareas, pero la eliminación debe ir primero”, escribe Kondo. Pero aquí viene la pregunta que todos nos hacemos: ¿Cómo decido qué desechar? El siguiente punto marca el criterio para poder hacerlo.

2. ¿Produce felicidad?

Esta es la cuestión más importante en la filosofía kondiana: debemos descartar todo lo que no produzca felicidad. La escritora afirma que “deberíamos rodearnos únicamente de aquello que nos trae felicidad. Para algunas personas serán un montón de cosas. Para otras, solo un puñado”. Ese esfuerzo que implica identificar aquellas cosas que nos hacen felices de las que nos producen una “falsa alegría” no es simple, pero se consigue practicando.

3. Ordenar por categoría y no por ubicaciones en la casa

Lo que solemos hacer al comenzar a ordenar es empezar por una habitación, y continuar con las otras y así. En lugar de hacer eso y de organizar por habitación, la autora recomienda pensar en “categorías”. Podemos así empezar a acomodar toda la ropa, que a su vez tiene subcategorías como deportiva o zapatos, libros o papeles, cosas de cocina, y así. Empieza con los objetos materiales y continúa con los de valor sentimental. “Si reduces tus posesiones en este orden, tu trabajo fluirá con una facilidad sorprendente”, expresa. “Al empezar con las cosas fáciles y dejar las más difíciles para el final podrás afinar tus habilidades para tomar decisiones, y te parecerá sencillo”.

4. Técnica: doblar la ropa de modo que pueda quedar vertical

A excepción de lo que sea para colgar, es un buen método doblar la ropa al estilo kondiano. Así, además de ahorrar lugar, harás más visibles las prendas para utilizarlas más y evitar que se arruguen fácilmente al no tener que revolver todo.

5. Hazlo de una vez

Marie asegura que “algunos creen que esto es un proceso que nunca termina, y que hay que hacerlo todos los días”. Pero su técnica es extremista: toda la organización debe hacerse de una vez y en el mismo día, para así poder “cambiar la mentalidad drásticamente”. La autora no es partidaria de organizar un poco cada día, ya que asegura que de esa manera nunca concluiremos nuestra tarea.

6. Trata a las cosas con mucho valor, como si fueran personas

“Nunca jamás hagas una pelota con tus calcetines”, escribe en su libro. Según esta radical gurú, los objetos están vivos, o cuasi vivos. Aunque su pensamiento pueda alterar a algunos, ella afirma que “no debe haber ninguna competición en nuestro corazón entre cosas y personas. Si valoramos los objetos que nos importan, y los tratamos bien, no solo durarán más y nos darán más placer; también podemos aprender incluso a ser más amables y generosos con las personas”, asevera Kondo.

7. NO a los productos de almacenaje, SI a las cajas de zapatos vacías

Marie se diferencia de la mayoría de sus colegas que recomiendan organizar los objetos con la ayuda de productos para almacenar, como ficheros, separadores, cajones. La escritora cree que estos materiales son solo una ayuda superficial para el problema. Asegura que es mejor solucionar los problemas de almacenamiento con objetos que ya tenemos a disposición, tales como cajas de zapatos vacías.

8. Ropa de temporada

Una costumbre típica es almacenar la ropa de otra estación, para dejar al alcance ropa de temporada. Según la gurú, este hábito es obsoleto, ya que con el aire acondicionado en verano y las calefacciones en invierno, los ambientes están menos expuestos al clima exterior. En realidad, solemos utilizar ropa de verano en invierno y viceversa. Es por eso que debemos tener toda nuestra ropa lista para usar todo el año sin importar la estación.

9. Que no te vea tu familia

La consultora de organización recomienda fervientemente que los clientes eviten ser vistos por sus familiares al realizar sus tareas de organización. La razón es que a ellos les podría angustiar ver cómo las personas desechan objetos que consideran de valor, lo que puede ser contraproducente.

10. Qué y cómo hacer cuando no puedes desechar algo

La pregunta del millón es cómo deshacerse de la tacita que te regaló la abuela sin que duela hacerlo. Sin duda se trata de la misma tacita que sobrevivió a cientos de mudanzas pero jamás fue utilizada. O cómo soltar ese vestido que adorabas pero que ahora no te queda como antes. La clave, asegura Kondo, es que cuando te topes con algo de lo que no puedes desprenderte, pienses detenidamente sobre su verdadero fin en tu vida. De esta manera te sorprenderá cuántas cosas puedes botar porque ya cumplieron su función. Al aceptar su contribución y dejarlas ir con gratitud, serás capaz de poner en verdadero orden las cosas que posees y toda tu vida.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram