Javier Menajovsky: Salir a emprender como sommelier

Alternativas para sommeliers que decidan no trabajar en el servicio u otras ocupaciones más tradicionales de la profesión.


La pregunta que sobreviene el día después de recibirse de sommelier es, ¿y ahora qué?”, plantea Javier Menajovsky, socio de la AAS Asociación Argentina de Sommeliers y emprendedor. “El mundo está lleno de oportunidades. Y nosotros como sommeliers corremos con ventaja en muchas de ellas”, afirma.

El mundo del vino es apasionante y una arena profesional súper aspiracional para quienes dan el valiente paso de convertirse en sommeliers, muchas veces comenzando desde afuera de la industria. Pero la pregunta que sobreviene el día después de recibirse es, ¿y ahora qué?

La salida laboral en restaurantes suele ser un desafío en una escena gastronómica local aún muy incipiente en la incorporación de sommeliers para el servicio de vinos, lo que nos lleva a pensar en otras opciones. Y si bien la comercialización de vinos para distribuidores y bodegas aparece como otro destino probable para los recién egresados, la capacidad del sector para absorber vendedores tampoco es ilimitada. Pero existe un mundo fuera de esas opciones cuando lo vemos desde la óptica del emprendedor.

Los conocimientos técnicos y habilidades que adquirimos al convertirnos en sommeliers moldean nuestra visión del mundo y nos permiten descubrir oportunidades allí donde otros no las ven. Hay innumerables y exitosos ejemplos tanto aquí como afuera, en negocios tan diversos como el de enoturismo, organización de ferias y degustaciones, desarrollo de accesorios y equipamientos para la industria, la capacitación, el entretenimiento y hasta la gastronomía, pero del otro lado del mostrador, como dueños de nuevos proyectos, en muchos casos innovadores.

En mi caso personal recibirme de sommelier fue la llave que me abrió el mundo del vino como nunca antes, si bien ya formaba parte del mismo desde el lado de la comunicación. Pero se ha convertido en mi ocupación principal y todo gracias a que los conocimientos que incorporé al estudiar la carrera me permitieron desarrollar un nuevo emprendimiento que tiene a la sommellerie como uno de sus pilares: la organización de ferias de vino.

El mismo principio atraviesa otras oportunidades de negocios aún no desarrollados y que tienen a los sommeliers como los profesionales mejor capacitados para emprenderlos.

En esto no hay reglas ni recetas, por eso la mejor forma de aprovechar nuestra profesión es posiblemente la de entender nuestros conocimientos de sommeliers como complemento de otros saberes o experiencias que ya tenemos. De esta forma muestra expertise en bebidas y servicios se conviertan en una ventaja estratégica difícil de igualar por alguien que no cuente con esta formación. Y esa llave nos abre las puertas del mundo entero como ninguna otra.

Javier Menajovsky es Fundador de Wine Revolution. Organiza ferias de vinos propias y para terceros en Argentina, Brasil, México y los Estados Unidos. Más info en www.winerevolution.net

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Javier Menajovsky | AAS