Feng Shui: El orden y la prosperidad comienzan en uno mismo

"Un viento suave sobre aguas calmas". Una imagen de paz que nos transporta hacia una filosofía ancestral, que propicia el flujo de la energía a nuestro favor.




Por Chaimar Mojica
@chainathy
:: Venezuela ::

Feng Shui, es una filosofía de vida, que puede ser practicada por cualquier persona sin que esta irrespete sus creencias religiosas. Las palabras provienen del chino – mandarín y significan (feng: viento – shui: agua). Dándole sentido a la frase sería: viento suave sobre aguas calmas. Totalmente ligado al significado de la práctica, que sugiere encontrar el equilibrio y la plenitud, para fluir con la vida en los diversos escenarios que conforman la realidad, como empleo, pareja dinero, entre otros.

El Feng Shui proviene de la China antigua y data de hace 5.000 años. Este arte ancestral se denota con eficacia en la vida de las personas cuando el ser humano se alinea con las energías positivas del planeta. Estas líneas energéticas son meridianos y paralelos, pero además es primordial reconocer la importancia de los elementos planetarios, presentes en la cotidianeidad, como el agua, que se encuentra en los hogares para los oficios domésticos y como bebida vital. Es importante acotar que el agua nutre, permite fluir, activa, limpia y purifica. La madera (representada en muebles del hogar, puertas, piso, entre otros); el fuego (en la cocina y para calentarse del frío junto a las chimeneas), la tierra (en pisos como terracota) y el metal (en accesorios del hogar y vestimenta de la persona) son los otros elementos.

Además es básico aprovechar el contacto con la naturaleza, reconociendo y resaltando en positivo sus polaridades, como por ejemplo: luz - oscuridad, día - noche, frío - calor.

Feng Shui interno, el primer paso

Si deseas practicar el Feng Shui antes de comenzar a ejecutarlo en casa, deberás hacerlo en tu vida, reconociendo tus limitantes. Es decir preguntándote y sanando sobre el por qué: no tengo dinero, pareja, empelo, etc., y dependiendo de lo que desees mejorar desde la utilización y activación de su energía. Posteriormente, debes agradecer a tus antepasados y convertir en luz sus memorias dolorosas. Tras reconocer, comenzarás a fluir.

Aunado a esto se debe dar el cambio interno y físico, moviendo tu energía e integrándote en actividades para despertar tu felicidad. El ejercicio físico en primera instancia para generar endorfinas. Actividades sociales como planificar salidas con amigos, paseos y pasatiempos. Externamente, estar pulcro, asearte, vestirte adecuadamente a la ocasión, utilizar accesorios atractivos e imprimir colorido a tu imagen es fundamental para proyectarte con la vida, El exterior refleja tu interior.

Sonríe y sé positivo, ama. El orden y la prosperidad comienzan en ti. En este sentido promoverás amor, bienestar, luz, armonía, y prosperidad. Así activarás el Feng Shui interno, abriendo tú mismo el camino a la plenitud con orden y movimiento. Luego de este proceso, si comenzarás por la decoración de tus espacios.

Renovar tus espacios es cambiar tu vida. Tu casa es tu templo, actívalo y serás próspero.

Para dormitorios: La cama debe tener cabezal, esto dará soporte y seguridad a tu vida personal. No ubiques la cama frente a la puerta de entrada a la habitación o baño, ya que se recargan de otras energías. Evita colgar sobre ella artefactos como ventiladores, te dará pesadez e interrumpirá el sueño igual que en el caso de aparatos electrónicos como televisores o computadoras, ya que emiten cargas negativas. Así pues menos es más, en aras de un feliz descanso.

El Baño: Decóralo con ornato, y permite el paso de la ventilación natural. Mantén la tapa del inodoro cerrada, además de las gavetas de los compartimientos del baño cerradas para que nada se aprecie a simple vista, pues se suelen guardar muchos artículos de aso personal, belleza, limpieza entre otros. Mientras más orden y minimalismo mejor.

Comedor: Para dar el mismo reconocimiento e importancia energética a cada integrante de la casa, los comedores serán mejor redondos, además fluirá la comunicación armoniosa.

Espejos: Ubícalos a un costado de la puerta, y no en la entrada pues dejarás toda tu energía en estos, cuando sales o entras al hogar.

Muebles: En la sala también prima la comunicación y fortalecimiento de valores. Preferiblemente cuenta con muebles de punta redonda para que no se corte la energía cuando estas esquinas son de punta. Además ubícalos en dirección a la puerta principal para que sientas cuidar tu territorio, seguridad y confort.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram