Reflexiones sobre el perdón :::: www.vidapositiva.com

Conociéndonos

Reflexiones sobre el perdón

  ".Se necesita una gracia sobrenatural y divina para perdonar y dejar que Dios sane nuestras heridas espirituales."
24/11/2008
   Gentileza, Regina Cardona

Un buen día yo enterré una ofensa que dolía.
Creí que podría olvidarla si la dejaba escondida.

El agravio iba creciendo.
Cada día lo tapaba.

No logré dejarlo atrás.
Mucho, mucho me costaba.

La alegría me abandonó,
no conocí sino penas.

Incapaz era de amar,
tenía el alma en cadenas.

A la vera de aquel hoyo
clamé con el alma a Dios:
«Sana esta herida profunda,
Tú que eres el Dios de amor».

Sentí entonces Su presencia;
en Sus brazos me sentí.

Enjugó mis agrias lágrimas,
hizo azul el cielo gris.

Sincerándome con Él,
le expliqué mi gran afrenta.

Me prestó Su atento oído
mientras yo le daba cuenta.

Cavé, ahondé y arranqué
la afrenta que me oprimía,
y entregándola el Maestro
libre al fin quedé aquel día.

Así fue como Él quitó
la negrura de mi alma
y algo hermoso fue a nacer;
donde había estado la llaga.

Cuando vi en qué convirtió
mi tormento y mi pesar,
aprendí a dárselo a Él
y no enterrarlo jamás.

Carol Parrott

“...Mientras Leonardo da Vinci pintaba La última cena, se enfadó con cierto hombre, perdió los estribos y le dirigió unas palabras hirientes. Al reanudar su tarea, intentó pintar el rostro de Jesús, pero como estaba tan enojado no logró serenarse para realizar esa labor con la necesaria minuciosidad. Finalmente, soltó los pinceles y buscó al hombre con el que se había enemistado y le pidió perdón. Este lo perdonó y Leonardo se puso manos a la obra y pudo terminar el rostro de Jesús. Es difícil estar enojado con alguien cuando se contempla el rostro de Jesucristo. Si guardamos rencores y no perdonamos es porque perdemos de vista al Señor…”.
Congregación Hope

“…Se necesita una gracia sobrenatural y divina para perdonar y dejar que Dios sane nuestras heridas espirituales. La naturaleza humana nos inclina a querer tomarnos la justicia por nuestra mano castigando a quien nos hizo daño, o por lo menos haciéndole sentir el mal que nos haya hecho. Jesús nos enseñó a orar así: «Perdona nuestras ofensas, así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden». Sin la ayuda de Él, ni siquiera podemos rezar esa oración. Dios no solo puede darnos la gracia para perdonar, sino también para olvidar. Con Su ayuda, podemos hacer caso omiso de las ofensas, dejarlas de verdad atrás y no volver a hablar de ellas. Así es el amor divino y sobrenatural que todo lo abarca y que solo Jesús puede dar. De esa forma nos ama. Gracias, Jesús…”
David Brandt Berg



16 Comentarios

  1. santana 30/12/2011

    Tengo amistades que tienen problema con perdonar.Quizas algunas de estas notas del perdon les haga ver las cosas con mas claridad.

  1. leví Avalos 25/01/2011

    mis papas se discutieron muy fuerte y fui testigo del perdon de Dios en ellos, asi que puedo comentar que solo en Jesucristo se encuentra el verdadero perdon, perdona y pide perdon, nunmca es tarde para hacerlo, bendiciones...

  1. Eduardo 20/10/2010

    Debemos de aplicar la buena práctica del perdón, pero antes debemos de perdonarnos a nosotros mismos y aprender la gran virtud de la tolerancia y el respeto, que no solamente hay que pedirlo, sino hay que darlo, a veces uno se siente irrespetado, pero no sabe si a lo mejor una actitud anterior produjo en su interlocutor igualmente un acto de irrespeto

  1. aspiración 05/07/2010

    No permitas que la vida te degrade, la alegría del alma no se debe perder nunca. Ilumina tu ser interior y no existirá sombra exterior que te entristezca. No acumules en tu corazón el dolor y el mal obrar de otros, aunque parezcas tonto, perdona y sana

  1. RANDY 21/06/2010

    SOBEMOS QUE PERDONAR ES LO MAS DIFICIL EN LA VIDA SABER QUE HAY QUE PERDONA A LA PERSONA QUE NOS HA LASTIAMDO ES MUY VALIENTE PERDONAR. PERO SOBRE TODO NOS DESPOJAMOS DE ESO Y HAY QUE SER VLAIENTE Y CONFRONTARLO

  1. joseasley 15/06/2010

    ES BUENO PERDONAR YA QUE LIMPIAR LAS PENAS Y CULPAS DEL CORAZON...

  1. AMOR 07/04/2010

    Cuando pasas por situaciones duras donde tu no puedes perdonar, pidele a Dios que te quite ese dolor para poder perdonar, y es algo divino cuando dejas tus cargas el se encarga de tu corazón Yo lo experimente,El sana tus heridas para que no te lastimen

  1. male 04/04/2010

    yo creo... q no hay q perdonar a nadie!! de loa arrepentidos se sirve DIOS!!

  1. Ana Laura 23/03/2010

    Uno de los peores errores de el ser humano es el no saber perdonar, pero hay q recordar q nadie es perfecto y q todos tenemos defectos en este mundo sin embargo nunca es tarde para perdonar a una persona.Y espero y algún día me perdones mi fresita TE AMO

  1. laura valdez pèrez 02/03/2010

    se nesesit sufisiente valor para aseptar nuetros errores

  1. BELKIS MEJIA 14/01/2010

    En estas ultimas semanas me siento triste porque una persona importante no ha aceptado mi disculpa, y la verdad es que yo crei que su amor era verdadero, porque cuando se ama se sabe perdonar y no lo ha hecho.

  1. edgar lara 25/11/2009

    termine con mi pareja,le guarde rencor por 4 años,fui a un retiro,encontre a dios,me perdono y me dijo que perdonara,busque a mi ex novia,ya casada,hablamos,le pedi perdon, ella dijo que solo pensaba en mi lo bueno que le di.me hizo feliz,me libere.

  1. lucero 29/10/2009

    me gustaria que me mandaran reflexiones del perdon por que en esta semana me hicieron una gachada y no se como tranquilizarme es , yo se que debo perdonar, a mi no me gusta ser rencorosa

  1. vida 28/05/2009

    MUY BUENA REFLEXION SOBRE EL PERDON Y ASI ES SIEMPRE ES BUENO DESCARGAR NUESTRAS CARGAS EN JESUS

  1. elisa 31/03/2009

    me ha gustado muchola verdad. es lo q me pas a ami . q tengo una llaga q me impide olvidar y parece q siempre esta ahi. a veces la he podido olvidar pero vuelve a mi. yo no se si es la soledad

  1. Juan Teofilo rubio 26/03/2009

    Se necesita poder aceptar los errores de nuestra vida para poder perdonar, hay cosas tan simples para unos pero tan grandes para otros eso depende de nuestras experiencias, sobre todo de nuestra infancia que es la que rige la forma en que seremos.

Escribir Comentario

Campos obligatorios *