Historias

Los Sforza

La dinastía de los Sforza fue el linaje que gobernó el Milanesado desde 1450 a 1530, año en que pasa a manos de la Corona Española. En 1450 y tras una guerra, Francisco I Sforza tomó el poder del Milanesado y se denominó duque.Asimismo, supo modernizar la ciudad, valiéndose del arte y la arquitectura para reafirmar su poder y estar a la altura de las demás cortes europeas
09/01/2011
http://www.milan.org.es

El origen de la dinastía estuvo precedida por Francisco Sforza, un diestro condottiere que tras luchar para diferentes ejércitos y cortes, entre ellas la de Filippo María Visconti , Duque de Milán, tomó compromiso con Bianca María, hija de éste. La relación no fue aprobada por el Duque y ello derivo en la enemistad entre ambos príncipes.

Hacia 1440 y ante la inminente amenaza de sus feudos en Nápoles por parte de por Alfonso I, se reconcilió con su futuro suegro y, finalmente, se casó con Bianca María en 1441.

Al morir el Duque en 1447, el Milanesado fue nombrado República Ambrosiana, en detrimento de Carlos I de Orleans quien pretendía hacer valer su derecho legítimo al ducado (hijo de Valentina Visconti y Luis I de Orleans, Duque de Orleans).En 1450 y tras una guerra, Francisco I Sforza tomó el poder del Milanesado y se denominó duque.

Como gobernante, fue respetado y querido por el pueblo, varias veces mencionado en El Príncipe de Macchiavello por sus habilidades militares, políticas y humanistas; supo combinar en su persona las cualidades de un verdadero príncipe renacentista: la certera alternancia entre violencia y diplomacia, dio seguridad a sus habitantes y acrecentó las arcas del gobierno en virtud de su buena administración.

Asimismo, supo modernizar la ciudad, valiéndose del arte y la arquitectura para reafirmar su poder y estar a la altura de las demás cortes europeas. Muerto en 1466, asumió el ducado su hijo, Galeazzo María (1444-1476), famoso por el impulso que dio en el campo del arte y la cultura. Poco tiempo después, exactamente en 1515, fue derrotado por Francisco I, rey de Francia. Las fuerzas austríacas lograron restituir a los Sforza, colocando al frente del Ducado a Francesco II Sforza, cargo que logra ocupar hasta 1535. Sin sucesores, el Milanesado era nuevamente disputado.

Cabe mencionar que éste era de gran importancia política y sobre todo estratégica, ya que unía las posesiones de los Habsburgo (Sacro Imperio Romano Germánico). En tal sentido, fue una región largamente combatida entre Francia y España, quedando Finalmente en poder de Felipe II, hijo del Emperador Carlos V (Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico).

El Castillo Sforza en Milán

Esencia del Milán renacentista, el castillo fue construido en el siglo XV por la familia Sforza. En el curso del tiempo, el castillo sufrió varias transformaciones. Fue residencia principal de Ludovico el Moro, quien llamó a los artistas más conocidos de la época para transformar la roca en una elegante corte. Una obra de restauración encomendada al arquitecto Luca Beltrami quien creó un monumento similar a la estructura original. Hoy, el espléndido Castillo de los Sforza, dominado por la torre de Filarete, es sede de instituciones culturales y alberga 3 museos que atraen toda la atención de los visitantes.

El más popular es el Museo de Arte Histórico, conocido por guardar la última obra de Miguel Angel, la inacabada Pietà Rondanini, que el museo compró en 1952 y que muestra a la Virgen acunando el cuerpo de Cristo.

En la planta superior se encuentra una amplia colección de cuadros con obras de Leonardo da Vinci, Mantegna, Antonello Messina...Los otros dos museos son el de Artes Aplicadas, donde se exponen obras de hierro forjado, cerámicas y marfil y el Museo Arqueológico.



Comentar